Foto: Pixabay

Por Erandi Chávez y Patricia Pérez

“Recuerdo que estaba en casa de mi tío, se había acumulado el agua en la azotea y subí a barrerla, pero se me bajó la presión; yo estaba en la orilla cuando me desmayé, caí desde un tercer piso y se me olvidaron las cosas”. Mayita tenía 59 años cuando su hermano la ingresó en una casa de reposo, la razón: sufría de ataques epilépticos tras el accidente que ocurrió.

Marcia Morales, catedrática de la facultad de psicología de la UNAM, señala que gracias a los avances tecnológicos la esperanza de vida ha aumentado; según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el municipio de Cuautitlán, la población de la tercera edad ascendió a 6 mil 758 habitantes en el año 2010; la población masculina es de 2 mil 950 habitantes, y la femenina de 3 mil 808; el proceso de envejecimiento continúa en aumento de forma acelerada.

El deterioro funcional debido a la edad avanzada, afecta la salud y la calidad de vida de las personas de la tercera edad, cada caso es diferente y en ocasiones la persona tiene dificultades para realizar actividades cotidianas de forma independiente. El Instituto Mexicano del seguro social (IMSS) plantea que, durante la vejez existe fragilidad en la salud que causa manifestaciones de enfermedades agudas e infecciosas y que de no ser tratadas pueden convertirse en condiciones crónicas, degenerativas e incapacitantes.

Tomando en cuenta las estadísticas de crecimiento del adulto mayor en Cuautitlán, se han implementado lugares que pueden brindar apoyo en la vejez cubriendo todas sus necesidades, como es el caso de la casa de reposo “Las Maravillas 2”; que ofrece servicio de guardería y estancia permanente. En la actualidad, la principal causa por la que las personas de la tercera edad ingresan a la Casa de reposo antes mencionada es por problemas de salud.

Mayita, es la paciente que lleva mayor tiempo habitando la casa de reposo, en el mes de diciembre cumplirá 8 años en la residencia, pero sus primeros días fueron molestos, pues sufría de repentinas convulsiones “Gracias a los tratamientos ya está mejor, sus convulsiones ya no son constantes; se la han querido llevar, pero ella dice que no se quiere ir” mencionó Marina Noguera, Directora de la casa de reposo.

Una de las actividades favoritas de Mayita es bordar; por las tardes se sienta acomoda sus hilos de bordado y comienza su labor, pueden pasar horas hasta que termine su obra de color, ella dice que así el tiempo se le pasa rápido y no se aburre. Además dijo “me siento muy a gusto aquí, ya tengo mucho tiempo viviendo en esta casa y ya no me voy para otro lado, porque en este lugar me tratan bien”.

Casa de Reposo Las Maravillas 2

Sobre la avenida Los Fresnos, colonia los Morales, se encuentra ubicada la casa de reposo “Las Maravillas 2”; aquí se percibe un ambiente de solidaridad y fraternidad entre todos los pacientes; cuenta con 6 enfermeras capacitadas para los percances del día y la noche. A pesar de las enfermedades y múltiples historias que cada paciente posee, ellos son alegres; les gusta bailar, cantar, dibujar y hacer las actividades que su geriatra les asigna. Como en cualquier hogar también existen malos días, esto ocurre cuando alguno de los habitantes se enferma o deprime.

La casa de reposo “Las Maravillas 2”, ofrece alimentación, higiene personal, lavado de ropa, limpieza de habitación, enfermeras y cuidadoras las 24 horas,

además de seguimiento, de medicamento según sea el caso de cada paciente. “Aquí recibimos a quien necesite el servicio, acogemos a personas de cualquier edad, hay algunos adultos mayores que son un poco más jóvenes que el resto, ellos tuvieron algún accidente y tienen parálisis cerebral, entonces las enfermeras les dan sus terapias y se les proporciona el servicio de alimentación, también han ingresado personas de la tercera edad con capacidades diferentes, con demencia, depresiones y Alzheimer, sobre todo tenemos mucha experiencia en eso porque la mayoría de los que ingresan tienen este padecimiento” explicó Marina.

“Como verán mis precios no son altos, lo que yo cobro no se me hace muy elevado, considerando el servicio que doy” comentó la Directora. Los costos mensuales para la estancia de 24 horas son de $7500 pesos y para el servicio de guardería $250 pesos por día.

Las Casas de reposo Las Maravillas, es un negocio familiar. Desde que Marina comenzó cuidando a personas de la tercera edad en su casa, contó con el apoyo de su esposo y sus hijos; actualmente su cónyuge, Juan Olivares, se encuentra dirigiendo la casa de reposo Las Maravillas 1 y Marina se encarga de de la 2 y 3; “mi hijo está en las tres porque es el que surte, compone las lavadoras, el que lleva a los abuelitos al médico cuando se sienten muy mal, anda en todo, siempre es nuestro apoyo, es nuestra mano derecha”.

Marina recuerda que cuando inició con el proyecto, no sabía cómo ponerle a su casa de reposo “vi mi jardín grande y una planta de flores muy bonita y pregunté: -¿cómo se llama esa planta y esas flores tan hermosas?-Pues yo no conozco de plantas,

Me contestaron: -Se llaman maravilla

-Bueno mi casa de reposo se va a llamar “Las maravillas”, y gracias a Dios están las maravillas 1,2 y 3.”

Sustento de las maravillas

Al ser una estancia particular no reciben mucho apoyo por parte del gobierno; el DIF manda pequeñas despensas para las personas que ellos ingresan. Marina debe pagar luz, agua, teléfono, la renta de la casa, el sueldo de las enfermeras y cuidadoras; eso se logra mediante los pagos puntuales de los familiares y las donaciones que se hacen a la casa de reposo.

“Tengo un personal tan lindo, les gusta su trabajo tanto que se quedan tiempo extra con los abuelitos a cuidarlos y mimarlos” expresó Marina. Existen personas que ayudan a la casa de reposo con pequeñas donaciones de ropa, comida, artículos de higiene, etc. Esto ayuda a que los gastos se reduzcan y se pueda mantener un precio considerable a los pacientes en la casa de reposo.

Una vida dolorosa

Don Rafa, es un paciente que sufre de parkinson, esta enfermedad comenzó por alterarle la voz, habla muy pausado y con volumen bajo; su hija fue quien lo ingresó a la casa de reposo, pues su problema de salud cada vez lo iba deteriorando más. Rafa a diferencia de Mayita no lleva mucho tiempo en la casa de reposo. “Cuando era joven fui alcohólico” comentó Rafa, a partir del problema de alcoholismo que sufrió, su vida cambió, la felicidad que tenía con su esposa y sus dos hijos se transformó en agonía “Ellos me decían ya no tomes, pero yo nunca les hice caso; llegué a maltratar a mi esposa, creo que mis hijos me tienen un poco de rencor por lo mismo”.

Desde pequeño padeció por el maltrato de su padre, que también sufría de alcoholismo, “recuerdo que tenía mucho odio hacia mi padre, al grado de quererlo matar”.

La doctora Norma Cardoso, especialista de 1er. Grado en Geriatría y Gerontología, dice que el parkinson, es una enfermedad lentamente progresiva en la que se produce una pérdida de neuronas del sistema nervioso central. Consiste en un desorden crónico y degenerativo que controla el sistema motor y se manifiesta con una pérdida paulatina de la capacidad de coordinar los movimientos.

Esta enfermedad se produce alrededor de los 55 años; las mujeres ancianas parecen tener mayor riesgo de alteraciones posturales y los hombres de rigidez y temblor.

Los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson son muy ligeros y se van haciendo cada vez más notorios con el paso del tiempo. El cuadro inicial típico registra dolores en las articulaciones, dificultades para realizar movimientos y agotamiento. La caligrafía también empieza a cambiar y se torna pequeña e irregular; en muchas ocasiones en el anciano aparece una depresión anímica.

Mentes en las nubes

“Una buena plática la tienes con una persona que padece Alzheimer y demencia senil, ya que su mundo es diferente al que nosotros vivimos” mencionó Marina. En la casa de reposo “Las Maravillas 2” habitan tres personas con estos padecimientos.

Virginia, es una paciente de 64 años de edad, en su pensamiento la casa de reposo es su hogar, siempre dice que ya es muy tarde y corre a todos los que se encuentren en la sala porque su esposo e hijos están a punto de llegar; le molesta el desorden y siempre pelea con las enfermeras porque mueven las cosas de lugar.

María Elena dice tener 102 años, comenta que es la más chica de nueve hermanos, ellos ya fallecieron, pero ahora son demonios y vienen a buscarla en los cuerpos de sus compañeros, aunque es inútil porque Dios la protege.

Los casos anteriores son de pacientes que padecen demencia senil. El doctor, Raúl Mena, dice que es una enfermedad que provoca el deterioro de la memoria y otras capacidades del razonamiento relacionadas con el lenguaje, la percepción o el juicio.

Juanita está en la casa de reposo por su padecimiento de alzheimer, siempre cuenta las mismas historias y en ocasiones no tienen sentido “¿Conoces a Pilar, mi nieta? Ve por ella es derecho en la iglesia, preguntas por María del Pilar Flores Casas, ella también es muy lista, luego se enoja porque no me la llevo” expresa cada que ve a alguien acerca, después de un lapso de tiempo vuelve a decir lo mismo; grita “Mi hijo es el presidente municipal de aquí de la concha, se llama Alfonso Flores Casas” después recuerda a sus hijos cuando eran pequeños, se desespera y llora porque dice que están solos, en ocasiones piensa en su infancia y en las actividades que dejó pendientes. Raúl Mena, dice que la enfermedad de alzheimer, es la demencia más frecuente, pero puede aparecer a edades más tempranas y sus síntomas se van agravando a medida que progresa, implicando en algunos casos, la muerte del paciente. “Yo le tengo miedo al alzheimer, porque es una enfermedad crónica de la cual no te puedes defender, con otros padecimientos puedes decir me duele aquí o allá, pero con esta no sabes, es como si fueras un bebé” dijo Marina.

“Cuidar a los abuelitos con estas enfermedades es prácticamente nuestra especialidad, pues en todos estos años que he estado aquí siempre hay personas con Alzheimer y demencia” comentó Caro Romero, supervisora de la casa de reposo.

Todos las personas de la tercera edad con este tipo de enfermedades, deben de estar en tratamiento médico controlado para mantenerlos tranquilos o para que el problema se agrave, “Los medicamentos se les dan a la hora que indique el doctor, para que no tengan problemas con su salud” señaló Mónica Maldonado, una de las cuidadoras de la casa de reposo.

Caso de Ley

En el capítulo II, artículo 5ª, versículo XIII dice que los adultos mayores pueden ser sujetos de programas para tener acceso a una casa hogar o albergue u otras alternativas de atención integral, si se encuentra en situación de riesgo o desamparo.

En la casa de Reposo Las Maravillas 2 se encuentra Victoria “Estoy aquí porque el DIF me trajo” expresó, ella dice ser comerciante, vendía pastas y cepillos en Tulyehualco, un día se encontraba surtiendo su mercancía cuando un muchacho llegó a arrebatarle la bolsa con sus productos, ella corrió para alcanzarlo, pero se perdió “Para mi mala suerte llevo 4 años sin hablar con mi familia a causa de problemas, y no sé cómo localizarlos”. El DIF la encontró en Tultitlan, ella no sabía en donde se encontraba hasta que preguntó, desde entonces ha estado viviendo en distintos lugares “Tengo un año y medio viviendo en diferentes lugares, en esta casa de reposo llevo tres meses”.

“Nosotros los recogemos con apoyo de protección civil o seguridad pública, llegan aquí con nosotros y se les hace un estudio, se investiga si realmente están solos sin ningún familiar; en caso de que logremos identificar a algún pariente se trata de restituir ese derecho, hablamos con el consanguíneo intentamos que esté aquí, reincorporarlo con la familia, en caso de que de plano no encontremos ninguna red de apoyo, sí se va a un albergue” explicó la Licenciada Carolina Ruiz.

“Cada mes les tenemos que llevar despensa, si se llegan a enfermar nosotros vamos por ellos los cambiamos a un área médica” aseguró la trabajadora social, Penélope López.

“Cada que el DIF viene por mí para llevarme al doctor le digo a la abogada ¿Cuando me va a dejar ir?, pero solo me dice ‘luego Victoria, aún no encontramos a tu familia’, yo no soy una persona de estar encerrada tengo sesenta y dos años y toda vía puedo hacer muchas cosas para mí, en vez de estar aquí encerrada en estas cuatro paredes. Esto ha sido muy difícil.”

El caso de Victoria lleva un seguimiento por parte del DIF “Han ido al lugar de donde dice que es, pero nadie la conoce. Ya está muy desesperada, dice que se quiere ir”, comentó Marina.

Marina señaló que apoyan al DIF con abuelitos que encuentran en la calle y en lo que buscan a algún familiar los cuidan en la casa de reposo.

Sí existe apoyo

En México, aún existe discriminación e indiferencia hacia las personas de la tercera edad y Rafa, el paciente con parkinson, está consciente de eso, “Tengo la idea de hacer un teletón, pero que este sea para personas de la tercera edad, porque me he dado cuenta que en México hay mucha discriminación por ser viejo, no hay trabajo y algunas veces la familia nos hace a un lado.” Aunque el sueño de Rafa no es seguro, existen asociaciones que ayudan a las personas de la tercera edad para que sus derechos sean respetados, una de estas instituciones es el INAPAM, una institución de Gobierno Federal, que se encarga de verificar que el desarrollo integral de los viejitos se realice de forma correcta.

Algunas personas de la tercera edad han sufrido violaciones en sus derechos y no cuentan con los recursos suficientes, no tienen familiares o han sido abandonados por ellos, cuando esto ocurre el área de procuraduría del DIF los representa de forma legal en cualquier momento. La Licenciada Carolina Ruiz explica que el área de procuraduría es un grupo multidisciplinario que está integrado por psicólogos, abogados y trabajadores sociales, “Todo está en la ley de adultos mayores, los representamos en cualquier momento” aseguró.

En la ley del adulto mayor del Estado de México, se encuentran las cláusulas que protegen a las personas de la tercera edad y respaldan sus derechos, cuyos objetivos básicos son: mejorar sus condiciones generales de vida; garantizar su acceso y atención a los servicios de salud y de asistencia social; impedir su discriminación o segregación; fomentar una nueva cultura de integración, previsión social y cuidado sobre su persona; promover su vinculación con las nuevas generaciones; propiciar su incorporación a centros productivos; proporcionarles acceso preferencial en las actividades recreativas, culturales y turísticas, así como

brindarles oportunidades de educación y capacitación que les permita acceder a la vida laboral.

No los abandonan

Con el paso del tiempo la salud se deteriora y comienza la aparición de enfermedades, llevando al adulto mayor a una dependencia. El IMSS señala que la demencia es la primera causa de discapacidad para las personas adultas.

Las estadísticas y declaraciones nos permiten decir que la mayoría de las personas de la tercera edad viven en compañía de familiares, pero en algunos casos requieren de cuidados o apoyo a causa de enfermedad o discapacidad; para las personas que no tienen un hogar o han sido víctimas de abandono el DIF ayuda a establecerles un hogar. Es por eso que recurrir a una casa de reposo o asilo en ocasiones es necesario para el desarrollo íntegro del adulto mayor.

Las personas que habitan en la casa en reposo necesitan de cuidado especializado y riguroso, porque la mayoría ha tenido una pérdida de capacidades de autocuidado elementales, en ocasiones causa un conflicto al momento de querer adaptarse y mantener una independencia.

En este lugar los familiares pueden convivir con ellos en un horario de 6 de la mañana a 6 de la tarde; “Los pacientes pueden salir aunque estén de tiempo indefinido, pueden salir a sus casa los fines de semana no estamos en un reclusorio, los familiares los llevan de paseo y luego los traen de nuevo.” Mencionó la directora Marina. Las familias que ayudan a los pacientes de la casa de reposo, también pueden visitarlos, pero con previa cita.

“El huésped que está en casa de reposo es porque sus familiares quieren y desean que esté bien atendido” aseguró Marina.