Foto: Pixabay

Por Mayra Jacinto Martínez.

Clínicas de desintoxicación, Albergues AA y Anexos son lugares populares que brindan ayuda a quien tenga problemas de adicciones. Drogas y alcohol son los problemas más comunes. En busca de una esperanza familiares y amigos llegan a estos lugares, la falta de información lleva a las personas a sitios en los que el modo de vida de los internos afecta su rehabilitación.

De acuerdo a la página oficial de AA, Alcohólicos Anónimos es una comunidad de hombres y mujeres que comparten su mutua experiencia, fortaleza y esperanza para resolver su problema común y ayudar a otros a recuperarse del alcoholismo.

AA Surgió en Akron Estados Unidos en 1935 por Bill W. y el Dr. Bob Smith. Ambos hombres con problemas de bebida, se dieron cuenta de que su sobriedad era el resultado de ayuda al hablar con otros alcohólicos. AA se ha extendido a más de 180 países, sin embargo en México cada vez surgen más instituciones que llevan falsamente las siglas.

Fabian

Fabián tuvo su primer contacto con las drogas a la edad de 18 años, consumiendo “Piedra” una forma de cocaína, meses después fue anexado, sin embargo el proceso no funciono del todo pues en 2011 y en contra de su voluntad fue anexado una vez más.

Una infancia dura por mucho tiempo fue la excusa perfecta para drogarse, vivía en Ixtapaluca con sus tres hijas y su esposa, parecía estar bien y en el momento menos pensado recayó convirtiendo su vida y la de su familia en un infierno

Rápidamente se hiso adicto sin imaginar todo lo que pasaría en su vida por una mala decisión, meses después de su primer contacto con drogas y por curiosidad busco ayuda en un anexo, fue su madre quien lo llevo, sin embargo no llego a la mitad del proceso, saliendo del lugar después de rogarle a su mamá y prometer que cambiaria.

“Fue algo chistoso, solo íbamos por información y me encerraron”, recordó.

Una infancia dura por mucho tiempo fue la excusa perfecta para drogarse, vivía en Ixtapaluca con sus tres hijas y su esposa, parecía estar bien y en el momento menos pensado recayó convirtiendo su vida y la de su familia en un infierno

Anexos

“Jóvenes un grito de esperanza” fue el lugar que recibió a Fabián, fue su ex esposa la que con ayuda de su vecino lo llevo hasta ahí y sin ningún tipo de información del establecimiento lo dejo durante tres meses internado.

Existen reglas y castigos la vida ahí adentro es complicada, la sal y azúcar son un privilegio, cocinan los mismos internos, se bañan con agua fría y para dormir con un poco de suerte hay colchones con insectos que en ocasiones son compartidos o bien maderas para dormir.

Según Cifras del Consejo Nacional contra las adicciones dicen que en México hay 1,735 centros de rehabilitación para adictos, de los que solo 450 cuentan con certificación y 200 más se encuentran en proceso de certificación, de 1,730 centros de rehabilitación 10 son centros juveniles, 20 estatales y 400 clínicas privadas, 1,300 centros fundados por ex adictos sin gente profesional ni permisos.

Los primeros días son lo peor, al principio hay tortura psicológica “me entere de que mi ex esposa dijo que le había robado y por eso me interno”, afirmo.

El sitio donde estuvo acepta hombres y mujeres, comenta que incluso cuando el llego había un niño de 12 años quien estaba ahí porque era muy rebelde. “Como padre nunca enviaría a mi hijo a un anexo, el chavito decía que cuando saliera quería vivir todas las cosas que contaban los compañeros tener mujeres y droga era su nuevo sueño”, explico.

Los castigos son comunes cuando no se siguen las reglas, llamadas “aplicaciones” van desde los golpes, hasta sostener tabiques bajo el rayo del sol. Los anexos no son todos

seguros existen grupos que no se apegan de ninguna manera los principios de AA estos lugares usan aplicaciones extremas. Llamados “fuera de serie” de estos los más conocidos son Factor X, El rebaño sagrado, Los hijos del caos o Los hijos del capitán Garfio.

Con información obtenida de la documentación AA “Anexo: seudo-centros de rehabilitación” sabemos que existen diferentes grupos de auto ayuda. Puertas abiertas son grupos donde las personas acuden sin retenerlas, Puertas cerradas amor y comprensión son anexos en los que no golpean al enfermo, sin embargo son amenazados con llevarlos a grupos más fuertes, Puertas cerradas amor adulto son más rígidos ahí las terapias son a base de insultos y golpes.

“Conocí a varias personas que han estado en un fuera de serie me decían que había dos motivos principales por los que llegan ahí desinformación o por que el enfermo ha pasado por muchos anexos y no cambia, desadaptados sociales llegan ahí”, recordó.

Despensa, artículos de higiene y vitaminas inyectables son los requisitos cuando se ingresa un paciente, durante el proceso se calzan únicamente con chanclas, tienen obligaciones y muy pocos privilegios.

Quien tiene el control absoluto es el padrino, la jerarquía se divide en segundo, tercero y cuarto; el segundo se encarga de dar terapia a las familias y si el padrino se ausenta él está a cargo, quien se hace cargo de las llaves de la puerta es el tercero y finalmente el cuarto vigila a los internos en las juntas.

Abusar del poder también es motivo de castigo Fabián cuenta que en una ocasión un compañero que ya gozaba de privilegios al ser segundo escondía pan de dulce, mientras que a los demás internos les daba pan duro. “escondía el pan en una caja de huevo, cuando se dio cuenta el padrino nos formó y nos repartió a cada uno pan, ni te cuento como le fue aquel”, afirmo.

Los anexos tratan con personas adictas casi a cualquier sustancia con información de la secretaria de salud y de acuerdo a la Encuesta Nacional de Adicciones (ENA) 2011 cuyos resultados demuestran que el consumo de alcohol es el principal problema de adicción en México, el uso de drogas ilícitas, se mantuvo estable y pasó de 1.6% en 2008 a 1.8% en

2011, es decir, de 450 mil personas adictas a 550 mil. De esta cifra, el 1.2% consume mariguana y el 0.5% cocaína. El uso de otras drogas como inhalables, anfetaminas y alucinógenos presentan prevalencias inferiores a 0.2% a drogas ilícitas, su uso se mantuvo estable y pasó de 1.6% en 2008 a 1.8% en 2011.

Reciben a personas que incluso han estado en la cárcel, es por eso que la seguridad es importante dentro de los anexos, a la cocina no entra cualquiera, pues un descuido puede causar muchos problemas.

En 2013 EL doctor Ricardo Iván Nanni Alvarado quien era presidente de la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos afirmo, “AA cuenta con 14 mil 700 grupos distribuidos en toda la República, los cuales atienden a cerca de 200 mil alcohólicos”

Motivo por el que existen Convenios con IMSS, ISSSTE, Y CAPUFE la Central Mexicana de servicios generales es la única institución AA reconocida oficialmente en México, las sesiones son de una hora u hora y media AA cuenta con 140 mil 700 grupos oficiales mismos que atienden a cerca de 200 mil alcohólicos. A diferencia de los anexos o granjas, los servicios son totalmente gratis.

EL VERDADERO PROCESO

Tres meses es lo que dura el tratamiento, de ese modo la desintoxicación es efectiva y el adicto se ve alejado de tentaciones. Es importante mencionar que las juntas son lo que más se apega a la originalidad de AA en estos anexos también las hacen, es el modo de terapia ahí.

Consiste en que todos los internos se sientan frente a un podio al que van subiendo para hablar de su experiencia, las juntas son por la mañana y la tarde, sin embargo en muchos

grupos hay juntas cada 15 minutos con duración de 2 horas, juntas agresivas llamadas de estudio. La más importante es la estelar pues en ella solo hablan padrinos, llegando a este punto es necesario dejar claro que un padrino es una persona que esta recuperada totalmente.

“Al principio las juntas son muy aburridas, no entiendes nada, sientes que no encajas ahí, hablar por primera vez también requiere de valor”, señala Fabián.

Las visitas normalmente son los domingos, la primera visita es después de un mes de haber ingresado. No todo es juntas y obligaciones también tienen momentos libres en los que pueden convivir entre compañeros, si el grupo está en una buena sintonía el padrino puede poner un poco de música, darles cereal o fruta a los internos como premio a su comportamiento y actitud.

¿QUÉ PASA CON LA FAMILIA?

Los anexos son la primera opción para familias de clase media o baja, existen clínicas como Oceanía que tratan adicciones, internan al adicto pero son muy costosas.

No solo es el enfermo quien sufre, la familia se ve afectada de gran manera, el dolor y los problemas durante y después del proceso son irreparables. Hay quienes por remordimiento interrumpen el proceso de su familiar, así como quienes se rehúsan a recibir terapia.

Mientras juguetea con sus dedos Fabián argumenta “si la familia no recibe terapia no sabe de qué manera ayudar cuando salimos, es como si nos volvieran a destruir, aunque saben que hubo cambio no hay seguridad absoluta y la desconfianza afecta”

Solo los anexos que se apegan más al programa AA les hablan a las familias de al-anon. De acuerdo a su página oficial es una agrupación de parientes y amigos que comparten experiencias y esperanzas con el fin de encontrarle solución a los problemas en común.

Hablamos con una encargada de juntas Al-anon quien por motivos de programa decidió conservar su anonimato, comenta:

“Al-anon surgió por las esposas de Bill W y de Bob Smith, ellas los esperaban en la cocina mientras estaban en juntas, al empezar a platicar se dieron cuenta que también necesitaban ayuda, del mismo modo surge Aleteen, pues llevaban a sus hijos, los jóvenes de igual manera tenían problemas”

Señala que estos grupos no solo son para personas que tengan problemas con familiares y amigos drogadictos o alcohólicos y enfatiza “aquí es bienvenido toda aquel que quiera estar tranquilo y ser feliz, no hay discriminación de ningún tipo, pueden venir desde los 12 años en adelante los chicos ellos sufren y necesitan expresar sus sentimientos”.

Menciona que el apoyo de psicólogos es solo en casos específicos, si se trata con alguna víctima de abuso sexual o problemas emocionales graves.

Y aclara “Al-anon no tiene ninguna relación con anexos como los que te encuentras en cualquier lado, AA si tiene su anexo hay un proceso de desintoxicación y nunca se pide ningún apoyo, no despensa y mucho menos dinero, después de la desintoxicación las juntas son de hora y media y una hora”

Concluye afirmando “Manejamos una séptima es decir quienes vienen a reuniones pueden o no dar 5,10 o 15 pesos de ahí sale para la luz, la renta, café y galletas exclusivamente.

“Desde el día que se llevaron a mi papá tuve que madurar más rápido”.

Con 16 años Sara, hija mayor de Fabián, recuerda como fue la noche que internaron a su padre “Era sábado y la vecina nos había invitado a una fiesta mi papá tomo y por la tarde quería un celular para ir a empeñarlo a cambio de droga, se peleó con mi mamá se llevó el celular cuando regreso ya lo estaban esperando”

Siendo la mayor fue a la única a quien su mamá le explico la situación, una etapa muy difícil “a mis hermanas les dijo que mi papá se había ido a trabajar lejos, pero a mí me tocó la peor parte desde el día que se llevaron a mi papá tuve que madurar más rápido”

Fueron su mamá y hermana quienes se hicieron cargo de Fabián mientras estaba internado, su entonces esposa cumplió solamente con llevarlo y en una sola ocasión lo visito.

La primera visita que recibió fue la de su mamá y sus hijas, Fabián lo describe como un momento de sentimientos encontrados “Quisieras irte con tu familia, es como si hubieran pasado años desde que no los ves, es una prueba ahí te das cuenta que el proceso está funcionando”

Mar hermana de Fabián, lo recuerda como un chico bueno, trabajador y hacendoso. Se dio cuenta de que su hermano era drogadicto por las actitudes que tenía, de ser un muchacho tranquilo paso a ser agresivo y ansioso “Cuando lo sacaron del primer anexo le asegure a mi mamá que no iba a durar bien”, comento.

Lo visito solo en una ocasión, el lugar era estructuralmente bueno, estaba muy limpio y nadie de las personas que estaba ahí tenía mal aspecto, una emotiva visita es lo que recuerda Mar.

LA SALIDA DEL ANEXO-REHABILITACIÓN

La OMS (Organización Mundial de la Salud) definió en 1986 la rehabilitación, “como el conjunto de medidas sociales, educativas y profesionales destinadas a restablecer al paciente incapacitado o limitado devolviéndole la mayor capacidad e independencia posible”

“El padrino nos recalcó que mi hermano siempre sería un adicto en recuperación”

El término del proceso no garantiza una recuperación efectiva, fuera del anexo el adicto debe y tiene que seguir acudiendo a juntas, fuera del encierro es más difícil seguir en el proceso las tentaciones son más y las sustancias son fáciles de encontrar en muchos lugares, recalco el padrino quien pidió se respetara su anonimato.

Era domingo cuando Fabián termino su proceso su mamá hermana sobrinos e hijas fueron por él, sin embargo no fue a su domicilio a donde se dirigió, estuvo una temporada en casa de Mar quien menciona, “el cambio era notable, ya no estaba de malas y parecía tranquilo, en muchas ocasiones hablo de cómo fue estar ahí, de las buenas y malas experiencias que vivió, pienso que si no hubiera sido anexado, tal vez estaría en la cárcel”

Hasta el día de hoy Fabián considera “No todos los anexos son malos, no se puede hablar de algo que no se conoce, yo tuve la suerte de caer en uno normal, mi proceso fue tranquilo, yo no incumplía nada así no me pegaban”

Se mantuvo alejado un mes más de sus hijas y esposa, quien al no haber recibido ningún tipo de terapia seguía enojada con él e intentaba hacerlo recaer nuevamente.

Con la mirada fija en sus manos y los ojos cristalizados, Sara recuerda, “Mi papá perecía haber cambiado y ahora era mi mamá la que parecía estar enferma”

Para la sociedad hasta cierto punto una adicción es normal, empezar una vida después de un anexo es difícil, se pierden muchas cosas, algunas incluso no se recuperan, no basta con estar tres meses recluido hay quienes dejan de beber o drogarse pero no cambian su actitud.

“Difícil fue el proceso encerrado, pero más difícil fue vivir nuevamente con mi familia, para la mamá de mis hijas era mejor que estuviera drogado, dure muy poco con mi familia, me separe y ahora vivo solo con mis hijas”

¿Qué le dirías a quien no sabe nada de AA y necesita ayuda?

Antes deben informarse bien, buscar ayuda a instituciones oficiales, no todos corremos con la suerte de llegar a un anexo normal

“Antes del proceso era violento, soberbio y mala persona, ahora soy distinto, no puedes construir en poco tiempo lo que derrumbaste en tantos años, debes enfocarte en la realidad” concluye con una sonrisa Fabián.