Foto: Pixabay

Por Briseida Segovia y Valery Martínez

“Fui acompañada por mis hermanos y ahí estaba su cuerpo. Yo seguía sin creer que era ella. Al verla, la abracé y lloré, ella estaba helada”. Comentó con lágrimas en los ojos, Ángela, la madre de Montze, una adolescente que cursaba el segundo grado de secundaria en Cuautitlán Izcalli y quien fue víctima del feminicidio.

El feminicidio es provocado por un hombre que priva de la vida a la mujer por razones de género. Cabe destacar, que las familias de las víctimas también son afectadas, ya que el feminicidio en Cuautitlán Izcalli las ha destruido.

Los factores principales que generan el feminicidio son: la humillación, discriminación, violencia, desigualdad y la misoginia, es decir, el odio que se produce hacia las mujeres por los hombres. Según la revista digital “Liberación”, en México, en las últimas tres décadas, más de 40 mil mujeres han sido asesinadas con violencia extrema y cada 3 horas con 25 minutos muere una mujer de la peor manera: golpeada, apuñalada, balaceada, quemada o destazada.

Todo comenzó un viernes por la tarde, un 24 de febrero para ser exactos. Montze llevaba su día cotidiano, como todos los días, levantarse, tomar café y comer pan. Como cualquier adolescente, despertó sin ganas de ir al colegio, sin embargo, su abuela la obligó a asistir.

“Yo la vi durante el día pasearse por la escuela, era un día común y cotidiano para ambas”, comentó su prima, quien tenía una relación cercana con ella, ya que no solo eran familiares, sino compañeras de colegio. “Todavía la pude ver a la hora de la salida, donde muchos decían que ella pedía dinero para poder irse a su casa”. Afirmó.

Saliendo del colegio, la secundaria se encontraba con pocos alumnos y como cualquier viernes para los adolescentes, sus planes eran irse a divertir, sin embargo, no contaban con el dinero suficiente para lograrlo. Sus compañeros de la secundaria Octavio Paz #73, comentan que vieron a Montze dirigirse a la ruta que tomaba todos los días para llegar a casa.

Según el INEGI, las mujeres asesinadas a causa del feminicidio en México predominan entre niñas, adolescentes y mujeres jóvenes entre 14 a 25 años de edad lo más común es que sean asesinadas en la vía pública. Asociado a lo anterior estas mujeres son asesinadas con mayor violencia, utilizan medios que produce mayor dolor y que lo prolonga antes de fallecer, cada 100 mujeres las ahorcaron, las estrangularon, las ahogaron, las quemaron o las lesionaron con objetos punzocortantes o a golpes con objetos.

Luego de haber cruzado el parque que usualmente transitaba Montze y que se ubica a 800 metros de la Secundaria #73, llegó al puente mejor conocido como “Puente de la Wolkswagen”, su agresor la acorraló al subir las escaleras. El sujeto con sus manos la arrinconó hacia los barrotes. Según contó al día siguiente una compañera de la víctima, quien huyó y permaneció callada por miedo, a pesar de que Montze imploraró ayuda, afirma su prima.

Para muchas personas, las mujeres son asesinadas por traer faldas cortas, por involucrarse con hombres que no deben o trabajar en un lugar donde no se promueven los valores, estos son estigmas que impone la sociedad sobre la víctima. Hemos llegado a un punto en el que los crímenes son cotidianos y que cada vez son más brutales más impunes y más ignorados por la sociedad y las autoridades.

Montze solo era una adolescente de 13 años de edad, quien día a día se despertaba para seguir sus sueños.

Lamentablemente las críticas hablan que era una niña traviesa que requería de más atención, como cualquier adolescente estaba en la etapa de la rebeldía, la sociedad con el pensamiento común la juzgaba y algunos mencionaron que fue por su forma de ser que ella se puso en riesgo.

Muchos criticaron a la madre por no darle la atención y las herramientas para ser una buena mujer, según el sentido que le dan los vecinos y algunos padres de familia de los compañeros de Montze.

Licenciado de la Fiscalía General de Feminicidios del Estado de México, ubicada en Barrientos, tercer piso, afirma que Ecatepec es el municipio con alto índice de feminicidio, pero esto no solo pasa en Cuautitlán Izcalli, Ecatepec, Nezahualcoyótl, entre otros. Pues de acuerdo al Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio, afirma que “Los crímenes de odio por género y por el simple hecho de ser mujeres, han incrementado a nivel municipal y estatal”.

De acuerdo con el periódico “El Universal” 31 de enero 2017, el Estado de México registró 263 feminincidios. 39 en Ecatepec, Naucalpan 17, Toluca 16, Chalco 13, Nezahualcóyotl 12, Tultitlán 11, Ixtapaluca, Nicolás Romero y Tlalnepantla 9 y Cuautitlán Izcalli 7.

No obstante, la secretaria de la policía de investigación, afirmó que en lo que va del año, de enero 2017 al 24 de junio del mismo año, habían sido registradas 124 víctimas.

“En el Estado de México se asesinaron 10 veces más mujeres, que en el municipio de Juárez, durante los años que Ciudad Juárez era considerada la peor ciudad del mundo para ser mujer” comentó el periodista Humberto Padgett, en un documental para VICE, llamado “Los feminicidios del Estado de México”. VICE afirma que entre los años 2005 – 2011, aproximadamente 1,997 mujeres fueron asesinadas en el Estado de México, esto equivale al 40% más que en Ciudad Juárez.

Homicidio, feminicidio o femicidio

Existen distintos conceptos que el ser humano relaciona, compara e incluso se equivoca a la hora de señalar, como es la cuestión del homicidio, feminicidio y femicidio en los cuales son palabras con distinto significado.

El homicidio es el hecho delictivo el consiste con terminar con la vida del ser humano ya sea mujer u hombre, si se causa la muerte de la víctima, en dicho caso se penaría por una multitud de delitos entre lesiones dolosas y homicidio imprudente según la enciclopedia jurídica.

Por otro lado, el departamento de educación nos describe que el femicidio son los asesinatos considerados como homicidios sin destacar la relación de genero, se sustentan en violencias que suceden en la comunidad y que no van dirigidas a las mujeres por el simple hecho de ser mujer.

El feminicidio se considera el asesinato de mujeres por su posición de género, ya sea una niña o mujer, este es cometido por un hombre frente a la sumisión de la mujer, la misoginia, el control y el sexismo.

¿Presunto responsable?

De acuerdo con el psicólogo Miguel Cruz Salinas existen tres tipos de formas en las que el agresor se puede expresar.

Tenemos a alguien que puede violar porque tiene una discapacidad mental, hay casos en que el agresor tiene un retraso mental como autismo; son pocos los casos. Ellos cometen un abuso sexual debido a que no conocen realmente el aspecto mental y social y por sus necesidades físicas cometen estos actos.

El segundo perfil podría establecerse a aquellos que tienen una conducta de carácter psicótico, mencionó Miguel, ya que son todos aquellos que son esquizofrénicos o paranoicos incluso sociópatas, tienen una perturbación derivada de delirios o alucinaciones.

El tercer perfil que se puede determinar son aquellos que ya tienen una sociópata, esto implica que estos sujetos no tienen ninguna perturbación mental como las anteriores, pero si tienen un carácter contra de la conducta o de la norma dentro de la imagen de la autoridad, rompe reglas y a través de las reglas encuentra ciertos niveles de satisfacción entonces tenemos a este tercer tipo de personalidad.

Agente del Ministerio Público, afirma que de 10 feminicidios, 8 resultan con justicia, logrando que los culpables paguen su sentencia. Se debe aclarar que para esto, se pasa por un largo proceso. El cual consta de dos motivos que afirmen por qué “x” persona es el presunto responsable:

1) Abrir una carpeta de investigación donde se encuentres los datos de prueba que aporten en ella, los cuales señalen al probable responsable.

2) Cuando el responsable es detenido infraganti, esto quiere decir que lo capturan cometiendo el acto, es detenido y se pone en disposición ante el ministerio público.

En la primera hipótesis se debe investigar como es un delito que la ley lo tipifica como grave, en seguida, se requiere una prisión preventiva oficiosa, es decir, como ministerio debes de solicitar una orden de aprensión ante el juez de control.

Una vez que tienes todos los datos de prueba y que tienes al probable responsible con el nombre completo y localización se solicita ante el juez de control una orden de aprención, con todos los datos de prueba, dándole los motivos de por qué quiero que lo arresten o lo detengan.

Asimismo, la madre de Montze, declaró que el proceso del agresor, quien fue detenido horas después del feminicidio, de inmediato se le declaro culpable, ya que se le encontró dormido a unos metros del cuerpo, en una banqueta tapado con el suéter de la institución que le pertenecía a la víctima, la sangre se encontraba tanto en el suéter como en la ropa del criminal.

Culpable

“Nadie entiende lo que siento, pero yo aún tengo mucho odio y rencor cuando veo a un hombre, incluso me duele pasar por ese puente”, comentó Ángela con resentimiento, ya que considera que pudo haber evitado el doloroso incidente.

Montze dio la última respiración en las manos de un psicopáta, quien se encargó de lastimarla, golpearla y amedrentarla para que ella bajara la guardia y poder abusar de ella sexualmente. A pesar de que ella no dejaba de luchar por su vida, el sujeto la estrujó del cuello, hasta quitarle la vida. Esto pasó donde transitan mujeres de distintas edades, que corren con el riesgo de un feminicidio.

Sin embargo, Ángela, afirmó que en el caso de su hija no se le brindó la ayuda que menciona la Fiscalía. Según asistente del coordinador de la Policía de Investigación de Feminicidios, comentó que los que se encargan de brindarle el apoyo a las familias de las víctimas es la anterior mencionada, pero la madre de Montze no recibió el apoyo que mencionan.

Feminicidio, equivalente a la destrucción

Como fiscalía, el Ministerio Público, les brinda atención psicológica, ya que es un derecho que tienen las víctimas y ofendidos del delito. Asimismo, se les otorga la asesoría jurídica. Sin embargo, Angela, afirma que la Abogada quien supuestamente le había brindado el apoyo, a medio proceso, desertó del caso.

La Agente, comentó “Un apoyo ecónomico durante el caso, no se les otorga, pero una vez que el Juez haya dictado la sentencia, le hacen la reparación de daño, está depende bajo montos y lo que marca la Ley, puesto que te da un numerario que se le brinda a la familia para reparación del daño”. Afirmó.

Ángela por su parte buscó apoyo por sus propios medios, ya que al cerrar el caso y darle sentencia al agresor, ella tenía que seguir con su vida, pero aún existía dolor, rencor e impotencia por la pérdida de su hija, por lo tanto, necesitaba ayuda psicológica.

No obstante, el apoyo que la Agente mencionó, no se da en todos los casos, puesto que el caso de Montze, se vio careciente la ayuda.

Luego de un largo día, a Ángela le llamaron para que reconociera al culpable. El agresor fue detenido horas después de haber cometido el crimen, lo llevaron al Ministerio Público para hacer pruebas de sangre y revisar su historial delictivo.

“Al llegar ahí, me dieron unos papeles y fue cuando la abogada se acercó a ofrecerme su ayuda”.

Sin embargo, por razones desconocidas, dicha abogada dejó de presentarse en las audiencias de un día para otro.

Luego de 1 año de investigaciones, audiencias, testificaciones, entre otras cosas, el culpable fue sentenciado a 15 años de prisión, pero Angela y sus familiares, se mostraron indignados, ya que 15 años no son suficientes para un feminicida. Lamentablemente se le dio esta sentencia debido a que los familiares afirmaron que padecía de sus facultades mentales.

“Antes querían mandarlo a un psiquiatra solamente, pero no bajamos la guardia y seguimos con el caso, hasta que se logró darle sentencia”.

La destrucción familiar, según Juan Miguel, es el rompimiento total de una construcción dinámica, como sus funciones y factores. “Es como un reloj que tiene una velocidad y partes, entonces si le quitamos sus elementos, deja de funcionar”, comentó.

Para Ángela ha sido difícil todo esto, primero aceptar la muerte de su hija, luego confrontar al asesino y seguir con el proceso de la demanda.

“Aún vivo con miedo, ya que tengo otra hija a la cual no puedo dejar libre fácilmente por temor a que le pase algo”.

Ángela, continua con su vida, tiene a dos hijos que cuidar y darles amor, pero para Ángela esto no ha terminado, sabe que en cualquier momento puede salir el asesino de la cárcel “Me da miedo que él o que su familia nos busque y nos traigan problemas o nos causen algún daño fisico” alego Ángela con alteración.

Ella no vive el proceso del duelo, se encuentra totalmente destrozada al recordar que despierta sin su amada hija “Si yo la tuviera a mi lado… yo en verdad daría todo porque Montze regresara, le daría lo mejor, la metería en una burbuja donde nadie me la pudiese tocar, por desgracia no hay nada ni nadie que me la pueda regresar, mi niña se fue de mi lado y se llevó mis ganas de vivir y mi felicidad con ella” con la voz cortada y los ojos cristalizados, Ángela nos demostró con palabras que ya no es la misma desde que asesinaron a su hija.